Según un estudio publicado en Medicine, los pacientes solteros, divorciados y viudos que tuvieron cáncer a la vejiga tienen un aumento significativo del 28%, 25% y hasta de 67% de riesgo de morir en el proceso postoperatorio, en relación a los hombres casados. Las razones de esta diferencia se deben a que los factores sociales y psicosociales son determinantes a la hora de cuidar al paciente en su recuperación. El estudio advierte que una atención social cercana es clave a la hora de mejorar la supervivencia de pacientes solteros, especialmente para aquellos que enviudaron.

Revisar estudio acá

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial