En el marco del congreso AUA, realizado en mayo en San Francisco, se presentaron tres nuevos estudios que dejaron en evidencia que la nocturia, nivel bajo de testosterona, disfunción eréctil (DE), IMC elevado e incluso la muerte, estarían relacionados con una mala calidad del sueño.

La nocturia es una queja común entre los hombres que envejecen y es cuando un paciente se despierta dos o más veces cada noche para orinar. Si bien se sabe que la nocturia está asociada con un mayor riesgo de caídas, es menos claro si la nocturia se correlaciona con la salud general a largo plazo o con un mayor riesgo de muerte. Investigadores de Estados Unidos llevaron a cabo un estudio cuyos resultados demostraron que existen más episodios de nocturia con un mayor riesgo de muerte en análisis univariables (HR 1.23, p = 0.003) y multivariables (HR 1.16, p = 0.048).

Sueño deteriorado y bajo nivel de testosterona

La deficiencia de testosterona se ha relacionado con varios resultados adversos de salud que incluyen enfermedad cardiovascular, disfunción eréctil y síndrome metabólico; sin embargo, datos recientes han sugerido que la calidad anormal del sueño también puede dar como resultado niveles más bajos de testosterona. Usando datos de las Encuestas Nacionales de Salud y Nutrición 2011-2012 (NHANES), los investigadores se propusieron evaluar el efecto de los patrones de sueño sobre los niveles de testosterona en hombres de 16 años o más.

Los resultados mostraron que entre los hombres de entre 16 y 80 años en los EE. UU., la baja testosterona se asoció con un deterioro del sueño y un IMC elevado.

Los investigadores concluyeron que las futuras evaluaciones de niveles reducidos de testosterona deberían centrarse en la dieta y el ejercicio, así como en la calidad del sueño y los hábitos.

 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial