Según un estudio publicado en la revista Blood, el cáncer podría interrumpir el sistema sanguíneo del cuerpo mucho antes de que la enfermedad coronaria sea detectable, lo que puede ser precursor de trombos que conduzcan a eventos cardiovasculares.

Los investigadores estudiaron los registros de 374,331 beneficiarios de Medicare, con una edad promedio de 76 años, que recibieron diagnósticos de cáncer entre 2005 a 2013. Los compararon con un número igual de controles sin cáncer. Luego realizaron un seguimiento retrospectivo de enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares en los dos grupos en el año anterior al diagnóstico de cáncer.

En los primeros siete meses, no hubo diferencia entre los dos grupos. Pero a partir de ese momento, el riesgo de un evento cardiovascular aumentó en pacientes que luego serían diagnosticados con cáncer. Un mes antes del diagnóstico, aquellos con un diagnóstico de cáncer tenían más de cinco veces el riesgo de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular en comparación con aquellos sin un diagnóstico de cáncer.

Los investigadores encontraron que los mayores riesgos se encontraban en las personas con diagnóstico de cáncer de pulmón y colorrectal. Puede ser que el cáncer interrumpa el sistema sanguíneo del cuerpo mucho antes de que la enfermedad sea detectable, lo que puede ser precursor de trombo, que conduzcan a eventos cardiovasculares.

El estudio no tenía datos sobre la gravedad de las enfermedades coronarias y los accidentes cerebrovasculares, y los autores reconocen que los resultados pueden no aplicarse a los pacientes más jóvenes.

Estudio disponible acá

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial